Aprende a controlar glucemia con alimentación – Consejos saludables

Consejos
Por: Luciana Antunes
date_range 16/01/2023

Publicidade

Para las personas que padecen diabetes, mantener los niveles de glucosa en sangre es de vital importancia. Y la glucemia se refiere a la concentración de glucosa en la sangre.

No basta con seguir las indicaciones médicas, llevar el tratamiento adecuado, también es necesario llevar una alimentación saludable y con ello controlar la glucemia, pudiendo así tener una mejor calidad de vida.

Para ello, los expertos recomiendan seguir una dieta equilibrada que incluya algunos alimentos específicos. En el post de hoy descubrirás qué alimentos te ayudarán a controlar el azúcar en sangre.

 

Los mejores alimentos en una dieta de control de glucemia en sangre

Como muchos saben, la diabetes en la mayoría de los casos está directamente relacionada con la dieta y el sedentarismo.

Dicho esto, es sumamente importante una dieta balanceada, donde se recomienda evitar algunos alimentos como las frituras y los dulces, todo con el fin de mantener un nivel adecuado de glucosa en la sangre.

Por ello, es importante llevar una dieta equilibrada, rica en fibra y baja en carbohidratos. Entre los alimentos más recomendados por los expertos se encuentran: aguacate, almendra, harina integral, chía, linaza, verduras, entre otros.

Vea a continuación las propiedades de estos alimentos y otros.

controlar glucemia

Canela

Aunque muchas personas no lo saben, la canela tiene propiedades increíbles y es excelente para quienes quieren controlar la glucemia.

Esto se debe a que ayuda a evitar la absorción de grandes dosis de glucosa por parte del organismo, así como también aumenta la sensibilidad a la insulina, provocando una disminución de la concentración de glucosa en la sangre.

Por su gran riqueza en antioxidantes, combate el proceso oxidativo de las células. Además, ayuda a reducir los niveles de colesterol malo y triglicéridos.

 

Manzana y aguacate

La manzana es otro alimento muy recomendable para quienes quieren controlar la glucemia. Posee una fibra llamada pectina que retrasa la absorción de la glucosa. Además de disminuir la absorción de colesterol y prolongar la sensación de saciedad.

Asimismo, no podemos dejar de mencionar que es excelente para el buen funcionamiento del intestino y más si se come junto con la cáscara.

Otro aliado de las personas que padecen diabetes es sin duda el aguacate. Esta fruta, que se encuentra fácilmente, es muy rica en grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, que ayudan directamente a combatir la resistencia a la insulina.

Y al mismo tiempo facilita el equilibrio entre los niveles de colesterol malo y bueno. ¡Empieza a incluir aguacate en tus comidas y notarás la diferencia!

 

Pescado rico en omega 3

Por supuesto, no podía faltar el pescado rico en omega 3. El atún, el salmón, la caballa y las sardinas son los más recomendados por los médicos. Incluirlos en tus comidas ayudará a proteger la salud de tu corazón, cerebro y vasos sanguíneos.

Además, reduce considerablemente los procesos inflamatorios y ayuda a controlar y prevenir la diabetes tipo 2.

 

Hojas verdes y brócoli

En este caso, el berro, la coliflor, el brócoli, la col, la rúcula, entre otros, son ricos en vitaminas A, B9, C, E y K, minerales y sustancias antioxidantes.

Se pueden consumir a voluntad, ya que además de prolongar la sensación de saciedad, ayudan a reducir la producción de glucosa por parte del organismo.

 

Semillas de lino y chía

Estas semillas son una gran fuente de fibra soluble, que ayudan a prevenir la diabetes y mejorar la salud de quienes ya padecen la enfermedad.

La linaza y la chía previenen la producción de insulina y la aparición de picos de glucosa.

Al mismo tiempo, ambos contienen ácido alfa linolénico, uno de los componentes del omega 3. Esto lo hace capaz de combatir la inflamación, proteger el sistema cardiovascular y el cerebro. E incluso prevenir el desarrollo de diabetes.

 

Conclusión

Como podemos ver, la diabetes tipo 2 se puede prevenir fácilmente cambiando algunos hábitos alimenticios e incluyendo ciertos alimentos en las comidas.

Así como quienes ya padecen la enfermedad, gracias a una dieta equilibrada se puede tener una mejor calidad de vida y mantener los niveles de glucosa.

Sabemos que seguir una dieta estricta es una tarea difícil, pero junto con un tratamiento adecuado y actividad física regular, tus niveles de glucosa se mantendrán estables.

Ten por seguro que adquiriendo nuevos hábitos y haciendo pequeños cambios en tu rutina, tu salud mejorará considerablemente.

0